fbpx

¿Es posible que se acabe el agua? Te contamos

A la mayoría de las personas se nos ha inculcado desde temprana edad lo valiosa que es el agua, con campañas que nos invitan a cuidarla mediante consejos y acciones que podemos implementar en nuestra vida diaria, pero, ¿y si todo esto no es suficiente?, ¿podría ser que se acabe el agua?

El agua es un recurso fundamental para el desarrollo sostenible y socioeconómico, pues con la misma es posible producir energía, cosechar alimentos, además de ser vital para toda la vida en el planeta tierra.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el agua es también una cuestión de derechos, por lo que, a medida que crece la población mundial se genera una necesidad creciente el acceso a los recursos hídricos.

También te puede interesar: La importancia de preservar el agua como recurso no renovable

Panorama actual del agua en el mundo

En la actualidad más de 2 mil millones de personas carecen de acceso a servicios de agua potable gestionados de forma segura. (OMS/UNICEF 2019), y por si esto fuera poco más de la mitad de la población, es decir alrededor de 4 mil millones de personas carecen de servicios de saneamiento gestionados de forma segura (WHO/UNICEF 2019).

Pero lo más agravante es que esta sustancia es un recurso finito, por lo que sí puede llegar el día en el que se acabe el agua potable, sobre todo por el uso excesivo de los recursos hídricos y del cambio climático.

Se calcula que en la Tierra hay unos mil 400 millones de kilómetros cúbicos de agua. Solamente el 3% de ese agua es agua dulce, es decir 42 millones de kilómetros cúbicos. El agua dulce disponible en ríos y lagos es el 0,3% del total.

¿Cómo afecta el cambio climático al agua?

Los cambios climáticos como las sequías o inundaciones, provocan déficit hídrico. El aumento de consumo de agua potable en el mundo y su uso excesivo, o la contaminación del agua del planeta también son factores importantes que pueden provocar déficit hídrico.

En pocas palabras el cambio climático afecta a la disponibilidad del agua y su saneamiento, pues hacen más difícil el acceso a algunas fuentes que se secan, o a los ríos que tienen caudales más irregulares y torrenciales.

También te puede interesar: ¡Dejemos de contaminar el mundo con botellas de plástico que son quemadas en botes de basura! ¡Crece alerta por polución en Nueva Delhi!

 ¿Qué pasaría si se acaba el agua?

Hoy día, casi dos millones de personas mueren al año por falta de agua potable. Y es probable que en 15 años la mitad de la población mundial viva en áreas en las que no habrá suficiente agua para todos.

De acuerdo con datos emitidos por el Foro Económico Mundial y otras instituciones, se calcula que para 2030 la demanda será 40% más alta que hoy día, y que el planeta no podrá suministrar. Eso afectará la agricultura, lo que aumentará la escasez de alimentos.

En pocas palabras, si los humanos llegamos a consumir toda el agua potable del planeta, la vida como la conocemos dejará de existir, se extinguirán los animales, las plantas se secarán y la raza humana desaparecerá, solamente las especies marinas podrían estar a salvo de este desastre ecológico. Sin embargo el agua seguirá existiendo, quizás de una forma impura o contaminada, por lo que es probable que en un futuro lejano la misma naturaleza y el paso del tiempo ayuden a limpiar este valioso recurso, lo que permitiría el nacimiento de una nueva era.

Últimos Artículos